La política

La política

Principios

La política, interpretada como la defensa de los intereses generales, es la actividad más noble y necesaria, para la comunidad, que una persona puede ejercer.

El político debe priorizar el interés general pero la persona individual prioriza la salud y en él se da además la condición de elector.

Bases
  • Difícilmente se encontraría otro ejemplo en que el elector pueda controlar más estrechamente la acción política, que cuando se convierte en sujeto pasivo del Sistema Sanitario.
  • Los Sistemas políticos que no permiten al elector dirigir la mirada a una persona concreta elegida por él, adolecen de calidad democrática ya que su mirada se pierde en la nebulosa de un grupo. En la vida real, la confianza en la persona prevalece sobre la ideología de cualquier grupo.
  • Mi especialidad, como es obvio, no es la política. Por esto he recurrido a la Universidad de Stanford, que recomiendo. Y no me resisto en reproducir a
    Hanna Pitkin, autoridad indiscutible en el tema, entorno a la
    representación democrática, para poder ser coherentes con lo que diremos luego.
  • Entiéndase, en el cuadro siguiente, Representante por Político Electo
    y Representado por Elector (formando parte de una “constituency” o electorado). Y entiéndase también que el Elector se expresa soberanamente cada equis años pero constantemente a través de los Colegios de Elegidos. (Parlamentos Autonómicos, Plenos Municipales, Congreso, Senado)

Cuatro maneras de ver la Representación

Breve descripción

Principales preguntas a formularse en cada caso

Standards implícitos para evaluar a los Representantes

1
REPRESENTACIÓN FORMAL

Acuerdos institucionales que preceden e inician la representación.
Esta representación formal tiene dos dimensiones:
La autorización
y
La rendición de cuentas

¿Cuál es la posición
institucional del Representante?

Ninguno.

La autorización

Los medios mediante los cuales
un Representante obtiene su rango, status, posición o cargo.

¿Cuál es el proceso por el cual, un Representante, obtiene el poder?
(p.e.: elecciones)
y  ¿de qué medios dispone para imponer sus decisiones?

No hay standards para determinar lo bien que un Representante se comporta.
El Elector puede meramente determinar la legitimidad de la posición que un Representante detenta.

La rendición de cuentas

La capacidad de los Electores para castigar  a su Representante por no comportarse de acuerdo con sus deseos (p.e.:cesando de su cargo a una persona elegida)
o responsbilizándolo   ante los Electores

¿Qué mecanismos sancionadores tienen los Electores?
¿Es el Representante responsable en cuanto a las preferencias de su electorado?

No hay standards para determinar lo bien que un Representante se comporta.
El Elector puede meramente determinar si su Representante puede ser sancionado o ha incurrido en irresponsabilidad.

2
REPRESENTACIÓN
SIMBÓLICA

Las formas por las que un Representante encarna al Representado o sea
el sentido, significado o valor que un Representante adquiere para el
Representado.
¿Cómo lo simboliza?

¿Qué clase de asistencia o soporte espera el Representante de sus Representados?

Los Representantes son evaluados por el grado de aceptación que su comportamiento obtiene de sus Representados.

3
REPRESENTACIÓN DESCRIPTIVA

La extensión o alcance de los actos del Representante
para que el Representado crea que se comporta correctamente.

¿Aparenta el Representante tener intereses comunes o comparte ciertas experiencias con el Representado?

Evaluar al Representante en cuanto al compromiso alcanzado con sus Representados.

4
REPRESENTACIÓN SUBSTANTIVA

La actividad de los Representantes, es decir, las acciones acometidas en beneficio o interés,
ya sea como agente o como substituto, del Representado

¿Anticipa el Representante las actuaciones políticas que mejor sirven los intereses del Representado?

Evaluar al Representante por los resultados obtenidos con su anticipación política.
¿Ha conseguido mejorar los mejores intereses del Elector?

  • Otra cuestión previa es saber discernir si nuestros Representantes democráticos en el Sistema Político español son “delegates” o “trustees”. ¿Cómo los ve el pueblo y cómo se consideran ellos? Dos matices fundamentales ya que el “delegate“,
    delegado, es aquel en quien el elector delega una función para que la ejecute en su nombre y el “trustee” es aquel en quien el elector confía la gestión para que la ejerza, en parte, a su modo, en tanto en cuanto se le mantenga confianza.
  • Una mejora nada menor seria conocer de antemano, por el electorado, quien proponen, los partidos en liza, para ocupar los distintos Ministerios o Consejerías.
  • En una encuesta casera, sin valor, realizada sobre unos políticos amigos y unos votantes, también amigos, resultó que unos no sabían si eran “trustees” o “delegates”, ni si las reglas de juego político en que se movían eran las propias de una democracia formal, simbólica, descriptiva o independiente (substantiva).
  • Por una parte parecería como si a nuestros políticos les faltara formación como Representantes y a nuestros Electores formación como Representados. Si fuera así, sería algo grave a resolver.
  • Nos falta, adhesión, cultura, ideales, formación y ética política, lo que conduce, en ocasiones a actitudes impúdicas. Hoy mismo (9 de Agosto) una decía que aspira a “arrebatar” el puesto a su contrincante. No que aspira a servir mejor a los electores que su contrincante, debiendo decir a continuación: por qué, como, cuando y con qué medios. ¿Qué clase de Representación sería esta? ¿La de arrebata capas? Otra actitud de esa misma naturaleza es cuando un político después de algún tiempo en la oposición dice “hemos atravesado el desierto” como si por fin fuera a instalarse en un vergel, siempre reflejando su aventura personal.
  • Independientemente de las precisiones, lo cierto según yo lo veo, es que el Sistema Sanitario español público, el que se debe a la acción política, es bueno, casi diría que muy bueno. En artículos anteriores y el que sigue, se comenta el por qué. Los resultados están a la vista: calidad médica y de enfermería con sus mecanismos de formación, nivel técnico, progresiva implantación de una regionalización inteligente, haber conseguido ser referente internacional (programa de transplantes, bancos de sangre y tejidos, participación multicéntrica, etc. etc.) Pero, sobre todo, por la percepción ciudadana que juzga al Sistema cada día.
  • Un axioma que podríamos decir “de libro”, es que la política y los políticos no deben inmiscuirse en los hospitales. Las complejidades de un hospital no están a su alcance, pero sí está a su alcance y es su obligación, proveer de medios y percibir el grado de satisfacción de la población respecto de cómo se siente respecto al trato que recibe y vigilar los índices. Lo último que debe hacer un político, es tratar de influir en los nombramientos, sean de correligionarios, amigos o recomendados.
  • En todo caso, dando un paso atrás, sepan o no los políticos, cual es su adscripción a la representación: formal, simbólica, descriptiva o substantiva o sepan o no los electores si delegan o confían, lo importante es que, mientras lo descubren, desempeñen el papel que a ambos les ha tocado vivir, de la mejor manera posible. A ello, pienso modestamente, que les puede ayudar lo que sigue.
Instrumentos
  • Que el perfil humano del Representante adquiera personalidad propia y no solo la que decide por él y confiere, el Partido al que pertenece.
  • El Elector debiera poder saber en qué persona concreta ha delegado y confiado para poder saber en definitiva a quien agradecer o a quien castigar si la representación no ha funcionado como esperaba.
  • El Elector no puede confiar ni delegar en la nebulosa de una lista en la que hay personajes en quienes jamás confiaría ni delegaría.
  • Los programas, que han preparado cuidadosamente las llamadas Sectoriales de los Partidos, jamás llegan a conocimiento del Elector salvo que se persone en la sede del Partido y los reclame, cosa que no hace jamás aunque pueda hacerlo. No cuenta que lo hagan mil o media docena de personas. La información no llega al gran público, donde reside el poder real, y como consecuencia se encuentra al final del periodo legislativo sin saber si su representante ha cumplido o no con el programa electoral.
  • Con el sistema de listas cerradas el elector se ve obligado a votar a personas en quien no confiaría jamás mientras aquellas en quienes lo haría o no están o están demasiado atrás en las listas.
  • Otra quiebra del sistema es que el Representante se siente más vinculado a quien lo ha puesto en la lista electoral que al Elector. El Elector debiera poder dirigirse directamente a su Representante. Ahora mismo,(Feb.2011)
    John Griffin Jr., Presidente de la American Diabetes Association pide a todos sus miembros que se dirijan a su Representate en el Congreso para que se opongan a recortes presupuestarios en los programas de investigación y prevención de la enfermedad. En USA 25 millones de diabéticos y 79 de prediabéticos. Si su Representante no lucha por el tema no lo reeligirán.
  • Las representaciones descriptivas o substantivas parece que encarnan mejor la relación elector-elegido.
  • El Representante debe saber discrepar de los deseos del Elector, que no siempre está en posesión del conocimiento de lo que es mejor para él y puede guiarse por detalles no substanciales.
  • Lo más difícil para el Representante, además de saber discrepar del Elector cuando sea necesario y saber resistirse a ráfagas de impopularidad, es
    tomar decisiones contrarias a corrientes generales externas. Me refiero, entre otras, a las que, en un momento dado, pueden emanar de un Ente supranacional. Ahí es donde su gabinete debe saber estar conectado con fuentes de calidad superior a los Entes supranacionales. En esos Entes, ahora me refiero a la
    OMS, no reside la sabiduría. Hay que saber encontrar donde reside, lo que no es nada fácil. Véanse en esta misma web las referencias de mis artículos sobre la
    influenza 2009. No solo el ahorro de dinero que ello comporta es importante, sino la salud mental y física de los ciudadanos. El Representante no puede escudarse en una línea de pensamiento del tipo: lo hago para que nadie pueda decirme que no lo he hecho.
  • En definitiva, cualquiera que sea la naturaleza de la representación, lo cierto es que
    el Elector sí ve los resultados y sí tiene medios de hacerle saber al Representante, su satisfacción o enfado.
  • No hay que olvidar que la opinión pública, a la que los políticos debieran estar atentos, se genera en multitud de foros formales de la democracia real aunque no institucional. En España y en todo el mundo, estos foros se cuentan por miles, Academias, Clubs, Asociaciones, Ateneos, Tertulias, la Prensa, la Televisión, etc. y hasta las Asociaciones de Vecinos, casi todos con estructuras democráticas. Además de sus quehaceres específicos, en sus reuniones se enjuícia cada día a la política, la administración de justicia y todo cuanto les afecta. El Hospital es en sí mismo, un foro de estos.
  • En la representación substantiva sí se valora la anticipación en el político y uno intuye que en el Sistema Sanitario español esto es fundamental. Tenemos un buen Sistema pero es frágil y ahí es donde juega la anticipación. Valorar todo esto exige un grado de madurez educacional, social y política que estamos en curso de alcanzar pero que no tenemos todavía.
  • Las incoherencias, el ocultamiento de ciertas realidades obvias, el pensar más en que dirá la oposición que en el electorado, la oposición basada en el no o la descalificación sistemática sin proponer alternativas claras, el enzarzarse en detalles tontos olvidando lo fundamental, y tantos otros
    defectos de conducta, van separando a los Representantes de los Electores y dañan la democracia. Parece mentira que algunos Representantes no vean esto, aunque solo fuera por preservar su propia imagen, a pesar de que los medios se lo recuerdan cada día. El espíritu critico del pueblo, y especialmente del español, no perdona y tiene memoria. Y su memoria también recuerda a los políticos probos y dedicados que encajarían en cualquiera de las cuatro formas de ver la democracia mencionadas y que son una mayoría silenciosa y trabajadora enturbiada por unos pocos encaramados en demasiados lugares visibles.
  • En ocasiones la adscripción política prevalece, en las organizaciones sanitarias, sobre la valía real de las personas y esto en Sanidad es una lacra en la que no hay que caer. El personal de los Centros lo ve de inmediato y se resiente la autoridad y el Sistema.
  • Aparte de ser una persona individual, queremos insistir, el ciudadano es también un ente político, colectivamente el más importante. En el mundo occidental y en España en particular, existe un tejido social organizado, la
    sociedad civil que se expresa en miles de Entidades, Asociaciones, Fundaciones, etc. etc. que son
    prescriptores sociales de gran importancia. Muchas de ellas de carácter sanitario que son faro y vigía. Quiero creer que parte importante de las bondades mencionadas de nuestro Sistema se debe a su presencia.
  • El Representante tiene la obligación de velar para que el valor intrínseco de su representación, la Representación Substantiva, y la Descriptiva prevalezcan.
  • Ya en el orden concreto, no tiene que inmiscuirse en la vida de los Centros pero sí propiciarla y ayudarla vía medios y presupuestos. Su especialidad es el interés general.
  • En el orden técnico, si es Ministro o Consejero, aunque no sea médico, que no hace falta, incluso puede perjudicar, sí tiene que saber un montón de cosas y para esto está su gabinete para recordárselo. Para no poner más que un ejemplo, nada baladí por otra parte: tiene que saber que si la tendencia a la obesidad infantil sigue, probablemente uno de cada tres niños desarrollará diabetes. En este mismo momento Julio 2010,
    Nash, Presidente de la American Diabetes Association, urge a todos los ciudadanos que busquen a su Senador, antes que se vaya de vacaciones, para exigirle que vote la “Healthy, Hunger-Free Kids Act”. Una Ley comprehensiva sobre el tema, que no se limita a erradicar la comida basura de las escuelas. Nosotros tenemos Senado y Senadores, Congreso y Diputados, Parlamento y Parlamentarios pero nos falta esta proximidad directa y amigable.

He tenido que hacer alusiones constantes a la Política y los Políticos en general porque incluso cuando se trate de temas no sanitarios, la Sanidad, Salud Pública, queda afectada en mayor o menor grado.

 

Carles Soler-Durall, Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale).

Sobre nosotros

Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale)... saber más')

Publicado en: Información detallada
0 comentarios sobre “La política
3 Pings/Trackbacks para "La política"
  1. […] vida pública, dan constantes muestras de no saber: quienes  son (Comentarios a una viñeta… / La Política), donde están, por qué  están, a qué sirven,  entender las raíces de su entorno (historia), […]

  2. […] de hoy. Aportación que añadir a lo ya publicado: Reglas para poderse presentar a unas elecciones, La Política, Ética y Estética, y Mentirosos […]

  3. […] Aportación que añadir a lo ya publicado: Reglas para poderse presentar a unas elecciones, La Política, Ética y Estética, Mentirosos abstenerse y Vertebrar […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*