La cocaina

La cocaina

He aquí otra adicción importante, después del cannabis, la más extendida.

Como la mayoría de drogas adictivas entra en la persona “como un elefante en una cacharrería” con lo que queremos decir que rompe lo que encuentra a su paso.

No, el elefante no es un inocente elefante, es un “camello”(1) y la organización que lo incita, no tiene ninguna inocencia y la “cacharrería” no esta compuesta por finas porcelanas de Limoges ni cristal de Bohemia, sino por algo todavía más delicado, el tejido neuronal donde reside todo lo que nos hace hombres, nuestra capacidad cognitiva, nuestras motivaciones, nuestras emociones, nuestros deseos y nuestro empeño en la felicidad terrenal y vida eterna. Justo lo que prometen darnos sobre la marcha los
“traficantes” y su coro de “fellow travelers”.

Ya se ha entendido que la “cacharrería” es el espacio interneuronal o sinápsis. Lugar donde las neuronas se comunican.

(1) aquí usamos “camello”en el sentido callejero de traficante con drogas; “organización que lo incita”, obviamente son las mafias organizadas que desde los niveles más altos manejan el negocio de la drogadicción y “fellow travelers” es el mundo complaciente que aún aparentando lo contrario buscan ventajas para sí mismos sin comprometerse, o pura y duramente, dejándose comprar (parecido al significado político real de la expresión).

Sin salirnos de los límites impuestos para la extensión y alcance de este artículo, sí sabemos que quien desea información detallada, quiere saber más y nuestra intención es servirlo.

Como siempre nos atendremos al siguiente guión:

1.- Algo a modo de “keynote” que ahora no será como la potente entrevista a Susan Greenfield en el caso de la marijuana sino una poesía anónima, enraizada no obstante, en la cultura americana. Sin fronteras.

2.- Una introducción científica.

3.- Una ficha técnica.

Mi nombre es Cocaína

Mi nombre es Cocaína- llámame Coca para abreviar.
Entré en este país sin pasaporte.
Desde entonces he convertido masas de inútiles en ricos.
Algunos han sido asesinados y encontrados en una tumba.
Se me valora más que a los diamantes y se me atesora más que al oro.
Úsame una sola vez y tú también serás vendido.
Hago que el colegial olvide sus libros.
Hago que una reina de la belleza olvide su apariencia.
Convierto a oradores famosos en unos plastas.
Convierto a una madre en una puta.
Hago que el maestro de escuela no quiera enseñar.
Tomo tu dinero y te coloco en quiebra.
Mataré a tus hijos o los convertiré en adictos.
Te haré asaltar, robar y matar.
Bajo mi poder no tienes voluntad.
Recuerda amigo mio. Mi nombre es “Gran C”.
Si me pruebas una sola vez no volverás a ser libre.
He destruido a Actores, Políticos y a más de un Héroe.
He hecho disminuir cuentas bancarias de millones a cero.
Hago de disparar i apunyalar tarea cotidiana.
Una vez me encargo de ti nadie rogará por ti.
Ahora que me conoces, ¿que harás?
Tendrás que decidir todo depende de ti.
El día que acuerdes sentarte en mi silla de montar.
Es una decisión en la que nadie puede substituirte.
Escúchame, por favor escúchame bién.
Cuando tu cabalgas con la Cocaína vas directo al infierno.

INTRODUCCIÓN CIENTÍFICA

Nada fácil porque hay que saber resumirlo de una forma comprensible para un no experto y digamos de entrada que “no expertos” en este mundo somos todos los que estamos fuera del campo especializado de las neurociencias y aún dentro de ellas los ajenos a los Laboratorios Universitarios o de las Fundaciones dedicadas a la Ciencia Avanzada.

Además los progresos son tan grandes y espectaculares que en poco tiempo convierten en obsoletos conceptos hasta hace poco tenidos por indiscutibles.

En poco más de 100 años, los avances en este tema han sido realmente profundos y significativos.

En 1888, un español aragonés, Ramón y Cajal, descubre en Barcelona que el cerebro no es una masa de la que solo se sabía la forma exterior y los matices de color gris y textura de su interior sino que estaba compuesto por millones de células individuales las neuronas casi al mismo tiempo que un italiano, Camillo Golgi en 1876, descubría la glía, un conjunto de células extraneuronales (aparato de Golgi), que, justo ahora (2004) se sabe que también juegan un papel importante en la neurotransmisión. Ambos recibieron el Premio Nobel en 1906. Aquí empezó todo.

Es curioso, pero en un campo de fútbol y entorno al hecho competitivo mismo, aparecen fuerzas, estructuras, protagonistas y objetivos que pueden ayudar muchísimo a acercarnos a la comprensión del fenómeno de la neurotransmisión.

El lugar donde una neurona se encuentra con otra pero que no pertenece ni a una ni a otra es el “espacio interneuronal” o sinápsis. Ahí, de una manera compleja, ocurren procesos químicos y eléctricos con afán de pasar información y órdenes a otras neuronas más alejadas agrupadas en estructuras físicas reconocibles con misiones específicas. Esto ocurre a través de una cadena de comunicación, la neurotransmisión, hasta llegar a los lugares en que pueden transformar esos impulsos en efectos. Dichas neuronas forman núcleos o constelaciones de núcleos, por ejemplo la que coordina el movimiento es el cerebelo, la constelación que se ocupa del bienestar es el sistema límbico, el núcleo que se siente gratificado cuando las cosas van bien y busca correcciones cuando percibe que van mal es el núcleo accumbens, etc. etc.

Para no aburrirnos, ya que esto no es para médicos y menos neurólogos, dejemos la terminología y pasemos al juego aunque luego reencontremos a la ciencia.

EL JUEGO

Digamos, de entrada, que a la sinápsis , donde tiene lugar todo, le llamaremos “campo de fútbol” y así con un conjunto de otros acontecimientos.
En mi símil, el campo es especial y las reglas de juego también pero si al final del juego entendemos, con algo más de precisión, que demonios es la drogadicción habremos ganado el partido.

¿Que es el Club?

En realidad es la neurona, entrena a los jugadores, tiene los balones, señala las estrategias, tiene su junta directiva, etc. Por ella misma o por las sinérgias con el grupo al que pertenece y por los partidos que juega a la vez, le podríamos llamar Federación porque trasciende a un solo club y se provee de medios para que el deporte funcione y vigila para que se cumplan las reglas.



Cómo es el campo?

Tiene muchas porterías. Unas situadas en la línea, detrás de la cual, se encuentra un equipo pendiente de entrar en juego, aguardando en el vestuario es el espacio pre-sináptico, otras en la línea detrás de la cual se encuentra el otro equipo, el espacio post-sináptico. Los lados están limitados por un público que anima, permanece callado o desaprueba lo que ve a veces participa activamente saltando al terreno de juego; hasta cierto punto puede y tiene derecho ya que con sus cuotas de socio alimenta el sistema. Es la glía que descubrió Golgi.
Como en el juego real hay situaciones en que el liderazgo lo tiene un equipo y el otro se defiende.
El que inicia la jugada, empieza por acumular balones en el espacio pre-sináptico en una especie de cesta o vesícula y cuando tiene bastantes, ya que un solo balón sería insuficiente para ganar y mediante una orden eléctrica a toda la línea de porterías, comienza la jugada.

Las porterías (transmembrane protein receptors) son distintas, grandes y pequeñas y tienen misiones distintas, unas impedir el gol, otras atraen el balón y ellas mismas lo incorporan al espacio post-sináptico formando sus propias vesículas de balones para jugar en este u otro campo, otras retienen el balón y ya no lo sueltan y en otras claro, les cuelan uno o más goles. Pero de estos goles, algunos incluso son queridos pues el objetivo es quedarse con los balones que interesa y rehusar los otros ya que el balón tiene un valor en sí y no como en el fútbol que no tiene ningún valor excepto la elegancia de las jugadas, si no entra en una portería. Aquí lo divertido es que cada pelota tiene un nombre, son más protagonistas que los jugadores que las empujan porque llegadas a su destino despliegan gran fuerza por ellas mismas y en grupo.
Hay porterías para balones normales que funcionan como se ha dicho y otras para balones especiales más pequeños, con carga eléctrica de cuatro tipos, K,(potasio) Cl,(cloro) Na,(sodio) y Ca.(calcio). Estas porterías pueden permanecer abiertas todo el tiempo o abrirse y cerrarse a voluntad según dicte la línea de porterías. Si conviene, para lograr más balones, ponen en marcha unas bombas aspiradoras para el tipo de balón que interesa pero esto consume energía.
Toda la línea de porterías puede, según decida el entrenador, adquirir una gran rigidez defensiva o dar facilidades para los goles aumentando o disminuyendo su potencial eléctrico positivo o negativo (polarización y despolarización de la membrana).
Así transcurre el juego de forma armónica y divertida con excelentes resultados casi siempre, estos resultados unas veces son movimientos (se acaba dando órdenes a unos músculos para que se contraiga, andamos), otras son memoria (recordamos el contexto de impresiones visuales y sabemos donde estamos), otras son sentimientos (valoramos las afinidades con otra persona y amamos), etc. etc., hasta tener este cuerpo humano tan maravilloso.

Y una cosa muy importante para nuestro relato y entenderlo todo: en ocasiones, un balón pirata, disfrazado, logra entrar en el juego. Su contenido no es como el de los demás, diseñado para jugar deportivamente, sino que tiene un sexto sentido, sabe encontrar por sí mismo las neuronas que rigen la satisfacción, los fans histéricos y les inyecta su contenido para que pidan más hasta conseguir un estado de opinión en el público que rebaja todo el sistema defensivo y permite la entrada o otros balones pirata como él. Un auténtico balón terrorista.



Cómo son los jugadores?

Cómo en todo partido, los hay que siguiendo instrucciones del entrenador, desarrollan una estrategia que va haciendo avanzar el balón por un recorrido establecido (pathways) hasta meter el gol.
Los hay que actúan como defensas y hasta logran destruir el balón en mil pedazos.
Hay algunos jugadores que no viendo las cosas claras y para no desperdiciar el balón lo envían a su propia portería que lo deja pasar y conserva en el cesto de balones para ponerlo en juego cuando convenga.
Algunos jugadores, como siempre, se limitan a marcar a otro directamente o a impedir e inhibir que uno marque a otro.



Cual es la finalidad del juego en este campo?

No es meter goles sino lograr un juego armónico con espectaculares jugadas, sin lesiones, pocas pérdidas, poco gasto de energía y lograr que cada línea de porterías obtenga para su afición un buen paquete de balones grandes y pequeños para ir a jugar otra vez en este u otros campos.



El Club, juega en un solo campo?

En realidad no, la neurona es un macro, un giga CLUB, y juega simultáneamente en mil o diez mil campos. Cada neurona participa entre mil y diez mil sinápsis simultáneamente. Si se piensa que hay 100 veces diez mil millones de neuronas, esto multiplicado por 10.000 es el número de campos de fútbol y de partidos que se pueden llegar a jugar simultáneamente. Apasionante, no? Sí, apasionante y complejo pero es que lograr que aquel cuerpo humano tan maravilloso, funcione, se mueva, sienta, recuerde, persiga fines, etc. requiere estimular también a millones de otras células.



El público.

Además del ya mencionado, existe el que está fuera del campo y lo sigue por radio, prensa y TV. Su alborozo, depresión o excitación se prolonga más allá del campo y hasta llega a conformar alegrías o tristezas profundas.
Otros, como los equipos querían en este juego singular, han gozado del juego sin perder ni por un segundo su normalidad y alegría de vivir. Y participan todo lo que pueden para incidir ayudando y en nuestro campo especial, hasta saltan al campo, si conviene, para corregir algún error ya que si han ayudado y alimentado a los equipos y al juego en todo momento, también se sienten con capacidad para intervenir.
El público no sospecha que, con su actitud, puede favorecer la entrada de balones terroristas.

La gestión

Algunos directivos, atentos a la dimensión económica de la excitación y depresiones profundas en grandes masas de aficionados, (espectacularidad visual, valores mediáticos, valores económicos, comercio derivado de la compra-venta de jugadores, influencia social y hasta política, etc.) introducen factores extradeportivos en una espiral expansiva contra la que es muy difícil luchar, llegan a no poderlo hacer ni ellos mismos atrapados en la espiral gratificante para ellos, porque ya son muchos los que viven y gozan participando en esa espiral.
Otros directivos en cambio, se centran más en la labor deportiva un poco inspirados en el Barón de Coubertin, en que la competición noble sin “dopajes” pone en evidencia los valores auténticos del hombre y no es tan importante ser medallista o ganar tal o cual copa sino ser expresión del esfuerzo de miles de deportistas sanos cuya gratificación la encuentran en ser expresión de una humanidad en superación que jamás ve a un competidor como enemigo sino como alguien necesario para su propio progreso, el juego y más allá, para el progreso de todos.

Como se ve estamos definiendo un juego fantástico que el hombre jamás ha inventado tan limitado como está en sus elementales Ligas, Copas o Champions, persiguiendo algo tan simple como meter goles. Un juego para el que se necesitaría una Super Play porque en realidad el cerebro es una Super Play Station.

Ya tenemos el juego, vamos a acercarlo a la realidad de la Super Play y a ponerle nombres tan bonitos como puedan serlo Puyol o Roberto Carlos para los jugadores de fútbol real. Aquí son nombres también bonitos se llamarán Serotonina, Dopamina, Acetilcolina. y algunos son divertidos trabalenguas como ácido gamma amino butírico (GABA para los amigos) o monoaminooxidasa (también MAO para los amigos). Y, aquellos jugadores que se dedican a impedir que otro juegue o que otro impida o inhiba que otro juegue, IMAO, (inhibidores de la monoaminooxidasa).

Ahora, ya que todo el juego ha sido para entender mejor lo que es y pasa con la adicción a la cocaína, vamos a convertir los nombres de la ficción en nombres reales:

El balón: es el neurotransmisor y los más importantes ahora para nosotros son:

  • La acetilcolina que regula movimientos musculares.
  • La norepinefrina controla el estado de vigilia o alerta.
  • La epinefrina, es la adrenalina.
  • La dopamina, regula el movimiento voluntario, la motivación y el placer, es excitante.
  • La serotonina, controla la memoria, las emociones, vigilia y sueño y la temperatura corporal. Es tranquilizador.
  • El glutamato, excitante.
  • El GABA, inhibidor.
  • Mono Amino Oxidasa (MAO-A y MAO-B) ambas se encuentran ya en la neurona ya entre los espectadores y las envían a la sinápsis para inactivar o degradar ciertos neurotransmisores (la serotonina, noradrenalina y adrenalina, la A), la fenetilamina ( la MAO-B), y la dopamina ambas. Etc.

Los neurotransmisores no funcionan solos sino que tienen detrás auténticos sistemas, el sistema colinérgico (da lugar a la acetilcolina), adrenérgico (a la adrenalina), dopaminérgico (a la dopamina) serotoninérgico (a la serotonina), etc.
Luego hay unos moduladores que no se producen en las neuronas sino en la glia, el público de nuestro juego. Los astrocitos de la glia juegan ahí un importante papel que seguramente se incrementará en el futuro (la D-serina).
Entre los jugadores están los que empujan y los que inhiben el avance hacia la post-sinápsis o el retroceso y recaptación (reuptake) hacia la pre-sinápsis, del neurotransmisor. Con eso se logran grandes concentraciones de neurotransmisor en uno u otro espacio y la activación del sistema correspondiente afecta a grandes volúmenes del cerebro (volume transmission).
A los itinerarios que sigue el neurotransmisor, que están perfectamente definidos, ya que la sinápsis no es un “totum revolutum”, se llaman biosynthetic pathways.
Generalmente, el lanzamiento al terreno de juego de balones o su captación se genera a partir de la activación eléctrica de toda la línea de portería por el sistema de los pequeños balones (K,Na,Cl,Ca) con carga eléctrica o iónes que polarizan o despolarizan dichas líneas,(action potential) y se abren o cierran los canales iónicos(ion chanels) o ponen en marcha las bombas iónicas (ionic pumps). La actividad del neurotransmisor solo se inicia cuando ha transpuesto los receptores de membrana (porterías) y se encuentra en la post-sinápsis.

Los medicamentos o drogas químicas que tienen como diana estos sistemas y sus neurotransmisores y afectan a todo el sistema, son todavía poco selectivos. (Son, en bueno, un poco como los elefantes de la “caharrería). Incluso, a veces, son substituídos por pequeñas descargas eléctricas mediante finos electrodos que los neurocirujanos colocan en el sitio exacto donde se necesita la excitación.

La cocaína, (un elefante sin intención de curar, excepto en sus aplicaciones médicas) por ejemplo, bloquea la recaptación de la dopamina y así aumenta su concentración y su progreso y ya sabemos que tiene un efecto excitante y según la dosis y al llegar al núcleo accumbens despierta el deseo de tener más, es la adicción.

El prozac, un medicamento, es un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina y así potencia el efecto natural de la misma.
Los IMAOs son otros medicamentos que inhiben la acción de la MAO sobre la serotonina incrementando su presencia (vide supra).

Hay enfermedades, por ejemplo el Parkinson, que en gran parte se debe a la disminución de células dopaminérgicas en los núcleos de la base cerebral (en la substancia nigra) por esto se utilizan precursores de la dopamina que se conviertan en ella en dichos lugares, con cierto éxito aunque no son la solución duradera porque se requieren dosis cada vez mayores que, ellas mismas producen una patología.. Otras veces, de forma más indirecta, se utilizan inhibidores de la destrucción de dopamina en la sinápsis aumentando su concentración como el deprenyl, etc. etc.

Explicamos todo esto para que quede claro el concepto de que el funcionamiento cerebral es un equilibrio complejo y delicado que ya es difícil que se mantenga armónico sin incidencias externas. Que ya, sin esas incidencias, en un afortunadamente pequeño porcentaje, sus desequilibrios generan toda una patología psicológica y física. Y que aún dentro de la normalidad, sus variaciones funcionales, crean el hecho diferencial entre las personas, la variedad y vemos también cuan fácil es que un pequeño desequilibrio nos coloque o haga aparecer frente a los demás en el límite entre el genio y el loco.

Las drogas y la cocaína entre ellas, son los terroristas disfrazados que, con una apariencia química muy semejante a los productos normales, se cuela en el sistema, no generan resistencias y lo desequilibran. Todas las drogas funcionan más o menos igual.

El núcleo accumbens no es bueno ni malo; es más sin él no existiría la raza humana porque genera un incremento del deseo amoroso unas veces o la puesta a salvo ante la persistencia de estímulos dolorosos otras. El mismo forma parte de un equilibrio cósmico en lo macro como las moléculas de los neurotransmisores en lo micro.
Ni que decir tiene que en el escalón intermedio, humano, los desequilibrios nos afectan socialmente, profesionalmente, personalmente, y en un infinito etcétera.
Si hemos entendido bien esto, estamos a punto de ganar el partido.

Veamos ahora y para terminar, la

FICHA TÉCNICA

En resumen: La cocaína es un alcaloide estimulante, aumenta el estado de alerta, la confianza en uno mismo, el sentimiento de bienestar y eventualmente puede aumentar el deseo sexual. Hace perder el apetito, aumenta la resistencia a la fatiga. Aumenta la tensión sanguínea, la frecuencia respiratoria, dilata las pupilas y produce sudoración. Pero entremos en detalles.
Los alcaloides son un grupo de productos naturales muy extendido en la naturaleza, para nuestro caso en ciertas plantas, algunas veces sirven para proteger la planta de agresiones externas otras son muy beneficiosas para el hombre (quinina contra el paludismo, opio con muchas aplicaciones médicas). El tabaco, café y te, también contienen alcaloides.
Solo recordemos ahora que muchos alcaloides pueden ser purificados a partir de los extractos naturales de la planta mediante procesos acido-básicos relativamente sencillos.

o. INTRODUCCIÓN

Por la forma de extraerla, la vía de administración y el grado de pureza, el producto se adapta a todas las necesidades y posibilidades y adquiere comercialmente en la calle un sinfín de nombres.

Las presentaciones básicas son:

Sulfato de cocaína: se obtiene a partir de un macerado de hojas de coca en medio acidulado (ácido sulfúrico) u otros solventes (keroseno, gasolina), golpeándola para máxima extracción. A continuación se deja evaporar el agua quedando una masa pastosa de sulfato de cocaína que a su vez es transformado en clorhidrato de cocaína (cocaine hydrocloride).(Coc-HCl)

Freebase: se procede a disolver el clorhidrato de cocaína(Coc-HCl) en agua con lo que se obtienen dos derivados, el ión cocaína (CocH+) i el ión Cl (Cl-) se filtra de impurezas y se añade amoníaco, NH3 (producto alcalino), con lo que se obtiene un producto insoluble en agua del que finalmente después de su tratamiento con éter se obtiene un precipitado que calentado da lugar a una forma fumable (inhalable), después de quemada, de cocaína. La freebase no sirve para aplicaciones que requieran hidro-solubilidad (aspiración y disolución en las mucosas, inyección, etc.)

Crack: para simplificar el proceso se deja de filtrar y eliminar de la freebase los precipitados amoniacales, se elimina la extracción etérea y se obtiene el “rock” que contiene una cierta cantidad de agua que al calentarse produce un sonido que de lugar al nombre (crack).Se usa fumándola.

FORMAS DE CONSUMO

Inspirándola (blowing, snorting, sniffing): Solo para compuestos solubles en agua. Se inspira por la nariz o a través de un canutillo especial o improvisado con los más diversos medios, desde un bitllete al soporte de un tampax. La dosis va desde un “blow” o “bump”, inspiración corta, hasta una “raya” formada sobre un cristal en el que se ha acabado de pulverizar con una gillette si es el caso. La cocaína se absorbe a través de la mucosa nasal (30-60%) y el resto se disuelve en el moco y finalmente es ingerido “drip”.
Su acción deja sentir sus efectos máximos en unos 14 minutos pero se inicia en muy pocos. En usuarios crónicos la vasoconstricción mantenida sobre el tabique nasal provoca su necrosis y subsiguiente perforación.
Es la forma más cara y propia de las clases pudientes, elegantes y glamourosas.
El consumo ocasional, covivencial de partys de fin de semana, pronto deja paso al consumo crónico.
La dosis va de 35 mg. en un “bump” a 100mg. en una raya (“rail”). Los consumidores de rayas no se conforman con una sola, se inicia la adicción seria. El núcleo accumbens hace de las suyas.

Fumándola: es el consumo popular de “crack”, barato, mediante unas pequeñas pipas de cristal (stems, horns, blasters, etc.) El crack se coloca en el extremo, se le acerca una llama y el vapor producido se inhala. Los efectos máximos se alcanzan inmediatamente y duran unos 15 minutos. La combinación con marijuana es frecuente. Los usuarios muestran una conducta social completamente distinta de los anteriores. Aquí la sordidez ha sustituido al glamour.

Mascándola/tragándola: es la forma tradicional de los indígenas andinos ya mencionada, también ingerida como “mate de coca”. Entre la vasoconstricción y la destrucción en el estómago es relativamente moderada la cantidad absorbida. Son formas culturales de uso con finalidades más terapéuticas o reforzantes que recreacionales.

Inyectándola: Solo válida para las formas hidrosolubles. Es la forma más salvaje de usarla. Alcanza el cerebro en segundos, el sujeto experimenta alucinaciones auditivas intensas (sonar de un timbre fuerte) y con frecuencia vómitos, se alcanza el máximo en 3 minutos. Toda la cohorte de complicaciones son esperables por el producto mismo o por compartir los utensilios de administración (embolismo arterial por las impurezas, hepatitis, sida, etc.). Las dosis alcanzan los 120mg. fácilmente.
La forma más potente y destructiva de usarla es mezclada con heroína “speeedball” ha causado muchas muertes de famosos y siguen apareciendo noticias cada día.

Pura o cortada: para aumentar su valor comercial, en compradores incautos de poco poder económico, se le añaden elementos ajenos a la cocaína (glucosa, manitol, etc.) que forman compuestos peligrosos.

Mezclada con alcohol, con morfina, con anfetaminas ó heroina.

Todas aumenta los efectos y el peligro de toxicidad es más grave todavía.
El uso conjunto de alcohol y cocaína es casi inevitable en reuniones sociales que crean el clima proclive a ello.

1. La planta y su composición.

La planta es la Erythroxylon coca que contiene varios nutrientes y el alcaloide cocaína.
Las hojas de coca, mascándola y reteniéndola en la boca (en el espacio entre la encía y la mejilla) va desprendiendo la sustancia activa, la cocaína, que se libera lentamente, se mezcla con la saliva e ingresa en el organismo por vía digestiva, gran parte de la cual es destruida por la acidez gástrica. Es la forma primitiva de consumo que las culturas andinas (Perú y Bolivia) practicaban ya hace miles de años y les permitía resistir sin fatiga grandes esfuerzos, trabajos y caminatas de otro modo imposibles a alturas por encima de 3.500-4.000 metros sobre el nivel del mar con una alimentación mínima.

2. Los antecedentes históricos

No es nuestra intención extendernos aquí sobre la forma como se extendió por el mundo el consumo de la cocaína desde la conquista española hasta 1914 en que la “Harrison Narcótics Taxt Act” la ilegaliza en EEUU aunque legalmente, la calificación errónea en esa Ley como narcótico y no como estimulante que es en realidad, no se subsana hasta 1970 en la” Controlled Substances Act”. Esta confusión creó indefinición en el debate social favoreciendo por demasiado tiempo el retraso en la implantación del control.
En ese interín de casi 500 años asistimos a toda clase de esperpentos desde la calificación como planta demoníaca por los españoles para imponer un impuesto en las transacciones comerciales de la planta poco después, al uso y recomendación del Papa León XIII del vino MARIANI (con más de 7 mg. de cocaína por onza líquida de vino), a la venta como componente de la COCA COLA por Pemberton, su inventor, a su comercialización farmacéutica como OTC (dispensación sin receta) por la prestigiosa PARKE DAVIS hasta el panegírico de SIGMUND FREUD que, desde su autoridad científica postula que no es en absoluto una sustancia adictiva, en 1884.

3. Implantación social y epidemiología

Ya popularizada, se perfecciona el proceso extractivo del principio activo y se monta una red internacional para comercializarla, de dimensiones aterradoras que maneja más dinero que el presupuesto de la mayoría de países (solo en EEUU, en 2005, 70 billones americanos de dólares) y en el mundo millones de toneladas se mueven por las fronteras. Todo ilegal y perseguido al extremo de que llevar encima o en la maleta una pequeña cantidad puede penalizarse con años de cárcel o pena de muerte en los países más remotos.
Se transporta en grandes cantidades (barcos, camiones, aviones) o pequeñas, mediante personas que se prestan a ello (unos gramos o kilos) en el equipaje o incluso en el tubo digestivo en contenedores de goma cuya rotura produce la muerte instantánea por sobredosis.
La imaginación de los traficantes, que disponen de medios, no cesa en encontrar caminos insólitos de atravesar fronteras y de montar laboratorios clandestinos, hasta se llega a disponer de submarinos. La prensa diaria informa constantemente de ello.

Su uso varía según países, culturas y niveles sociales y económicos como se ha visto.

EEUU es el mayor consumidor y el origen esta en Colombia, Bolivia y Perú que cultivan la planta y extraen el principio activo que luego será vendido así o cortado en los lugares de destino. Plantaciones y laboratorios clandestinos en selvas impenetrables y lugares protegidos con auténticos ejércitos armados que los regulares no logran controlar aunque en acciones concertadas con EEUU se trata de destruir desde el aire.
Hoy, con google-earth y medios militares sofisticados cuesta de entender que no se consiga la erradicación total en origen.
Según un informe de las Naciones Unidas de 2007, España es el principal consumidor (el 3% de la población adulta), le siguen: EEUU (2,8%), Inglaterra y Gales(2,4%), Canadá (2,3%), Italia(2,1%), Bolivia(1,9), Chile (1,8%) y Escocia(1,5%).
Los datos técnicos fiables son difíciles de obtener e inducen a error.
Hay estudios excelentes. Uno de ellos es el de la Universidad de Maryland (Dougthers, Bornovalova, Correia y Lejuez). Hay otros muchos.
Los factores a estudiar son muchos: edad, sexo y raza; consumidor de una sola vez, ocasional o persistente; con afectación social, laboral o familiar; recibiendo tratamiento o no; recuperándose o recayendo; todo ello según tipo de drogas o sus combinaciones; etc. etc. No entraremos aquí en todos estos detalles.
Hay que distinguir en materia de adicciones o simple uso las drogas lícitas (alcohol, tabaco) que producen mucho mayor mal, de las ilícitas (todas las demás).
De entre las verdades que se derivan de los estudios serios es que las lícitas son la puerta de entrada en la ilícitas y de entre ellas, las llamadas blandas (marijuana) son la puerta de entrada a las duras (cocaína, opiáceos, diseño, etc.). Anecdótico pero coherente con cifras mencionadas antes es p.e. que, en España, en el 94% de papel moneda se encuentran trazas de una u otra droga.

4. Los efectos

Como en toda otra sustancia adictiva sus efectos dependen de la pureza de la droga, la constitución y estructura personal del consumidor, la frecuencia y cantidad consumida, la edad, sexo, raza, el entorno general y familiar y el del momento del consumo. Los efectos aparecen a corto y a largo plazo.

Nadie debería consumir con fines recreacionales pero muy particularmente:

  • Las embarazadas
  • Personas con antecedentes de patología circulatoria (incrementa el riesgo de un ataque al corazón en la hora siguiente al consumo).
  • Personas con antecedentes personales o familiares de problemas mentales ya que los agravará o propiciará su aparición.

Agradecemos al Dr. Pinky Agarwal del Booth Gardner Parkinson’s Care Center y a Souvik Sen, M.D. de la University of North Carolina, la transmisión de su experiencia en neurotoxicología.

El consumo de cocaína:

A corto plazo: incrementa la actividad, aumenta el estado de alerta y percepción, la líbido y aumenta también la efusividad y la resistencia a la fatiga pero disminuye el apetito y provoca fallos cardiorrespiratorios e hipertermia. Una mezcla de efectos positivos y negativos.
Al aumentar la actividad convivencial y la satisfacción de sentirse integrado y querido por el grupo que se comporta como él, le produce gran satisfacción e insta a repetir los encuentros. No analiza ni interioriza la calidad de esas relaciones. Seguramente encuentran en ello la superación de otras carencias en su ámbito familiar, social y laboral, cree aproximarse a relaciones que le convienen, se siente más seguro. Esto claro, en el periodo de introducción, recreación y juego con la droga; ya adicto sin remedio, todos aquellos valores se obscurecen y solo busca más y más y se le degrada la relación social. Algo así pasa con el alcohol, un par de martinis o whiskeys compartidos en una reunión social, acercan; el borracho es rechazado, discriminado y eliminado de la sociedad.

A largo plazo: interfiere en los biorritmos y el sueño. Disminuyen los umbrales en que aparecen fallos metabólicos y vasculares. Estos serían los aspectos negativos pero en lo positivo/negativo está lo que le permite seguir el rendimiento necesario para su trabajo y el mantenimiento de sus relaciones laborales, sociales y familiares, siempre que sepa disimular su adicción. Es decir moverse en el mundo de la no drogadicción, que en el fondo anhela, gracias a obtener energía del de la adicción. Una traducción conductual perfecta de lo que hemos visto a nivel metabólico-celular. Recordemos el sistema gratificante controlado por el núcleo accumbens.

En las sobredosis: convulsiones, hipertermia y coma. Todo se desmorona; ni el Sistema nervioso ni la vida da para muchos episodios de esos.

Pero dejemos las descripciones más o menos literarias y entremos brevemente en la realidad médica contrastada.

Efectos sobre el Sistema nervioso

El dolor de cabeza afecta al 3,5% de consumidores y al 11% de los que la consumen en forma de crak.
Las complicaciones neuropsiquiátricas incluyen: depresión, ideas de suicidio, paranoias, cleptomanía, conducta antisocial violenta, catatónia y alucinaciones audio-visuales. El incremento en los impulsos y el sexual entre ellos y la agresividad, le lleva al consumidor a adoptar conductas de riesgo incrementando el de infecciones y entre ellas la hepatitis y el VIH (sida).
Las convulsiones que se dan en el 3% de consumidores, toman todos los aspectos: generales, parciales, simples y localizadas y complejas. Muchas veces se deben a la concurrencia con otras drogas. Superadas, no requieren tratamiento ulterior.

Efectos sobre el sistema renal.

El fallo renal es consecuencia de vasoespasmo y rhabdomyolysis especialmente en climas tropicales o de altas temperaturas. La rhabdomyolysis se produce cuando se destruye tejido muscular y una de las causas es el abuso de drogas, la cocaína entre ellas, que lanza al torrente circulatorio y por tanto a los riñones, además de disminuir su riego sanguíneo, excesos de acido úrico, potasio, calcio y miohemoglobina, provocando la obstrucción tubular que, sin tratamiento, evoluciona hasta la muerte.

Efectos sobre el corazón y Sistema circulatorio.

La mencionada rhabdomiolisis también provoca, por hipercalcemia, cambios del ritmo cardíaco que pueden ser fatales.
La cocaína es, especialmente aplicada tópicamente, vasoconstrictora de ahí las perforaciones del tabique nasal que queda sin riego sanguíneo y se necrosa. Ello se observa a largo plazo en los cocainómanos.
La trombosis arterial también ha sido descrita recientemente conjuntamente con infarto de miocardio que a su vez genera hipoperfusión y embolización cerebral. (Primero déficit de riego y luego bloqueo del mismo)

El patólogo forense de Sevilla Dr. Joaquin Lucena aporta los siguientes datos científicamente comprobados: – El 31% de todas las muertes súbitas cardíacas se pueden explicar por consumo de cocaína, encontrándose en sangre y orina entre 0.1 y 1.15 mg. por litro. – Pero no es la dosis en sí misma la causante sino la mera presencia de la droga aún en cantidades menores. – De los 12.000.000 de cocainómanos de Europa, 370.000 fallecen al año sin llegar a correlacionar la causa con el efecto. Incluso se propone que al realizar la anamnesis de la Historia Clínica de los pacientes se pregunte si toma coca antes que si toma alcohol. Puede salvar vidas por muerte súbita no explicada.

Efectos sobre el embarazo y los recién nacidos.

Está demostrado que las cocainómanas, en edad fértil, tienen con más frecuencia placenta previa, abortos, nacimientos prematuros y desgarros de placenta, que las demás mujeres.
Los bebés nacen con menos peso, responden más lentamente a los estímulos, pueden tener infartos cerebrales intrauterinamente y mostrar microcefália.
En el primer trimestre del embarazo, la cocaína induce malformaciones congénitas debido a isquemia fetal y en el tercero se producen isquemias cerebrales por oclusión arterial.
En los recién nacidos, existen anomalías respiratorias que se expresan especialmente durante el sueño; la dificultad de despertar es una de ellas. Es aterrador, pero cuando se emplean estudios ecográficos, de resonancia magnética i de tomografía axial computerizada, se comprueba que el 15% de bebés nacidos de madres cocainómanas, muestran infartos en la corteza cerebral.
Ya en el desarrollo, a los 5 años, dichos bebés, muestran una conducta agresiva consecuencia de la exposición pre-natal a la cocaína.

Efectos sobre el aparato respiratorio.

En los usuarios crónicos se observa: hemoptisis, broncoespasmo, infiltrados y hasta roturas pulmonares, asma, voz gruesa disónica, dísnea fiebre y bruxismo.
El bruxismo es el cierre con fuerza de las mandíbulas que haciendo resbalar y chocar unos dientes contra otros, provocando rotura de piezas i gingivitis.

La cocaína y otros tóxicos concurrentes.

Ya hemos visto algunos, alcohol, heroína, anfetaminas, etc.
Todos potencian los efectos y agravan la patología.
Puede ser también “cortada” con: lidocaína, benzocaína y procaína entre los productos anestésicos: efedrina, cafeína y metanfetamina entre los estimulantes.

Para terminar este capítulo digamos solo que el toxicómano por cocaína (igual con la heroína y otros opiáceos) requiere asistencia médica y hospitalaria y gran soporte social y familiar y que no hay una pastilla que cure esto y que sus expectativas de desintoxicación y curación definitiva son bajas.

Las modernas técnicas bioquímicas y de diagnóstico por la imagen nos permiten saber aspectos insospechados, como acabamos de ver y conocer más. Pero la solución está en la educación, voluntad política decidida por parte de los Gobiernos y no solo en los esfuerzos policiales.

La cocaína como medicamento.
Se usa como anestésico local y en oftalmología y otorrinolaringología aunque ya está prácticamente sustituída por productos más eficaces y seguros.

La sinonimia.

Decir que hay miles de nombres para referirse a la cocaína y sus formas de administración es poco.
Los más corrientes son: COCA,COKE, BROWN, CRACK, NIEVE (SNOW), TOOT, NOSE CANDY, FREE BASE, BLOW, BUMP…
Cada uno alude a un aspecto del consumo: nieve (aspecto del polvo puro), brown (aspecto del crak), toot (inhalación rápida como el sonido rápido y corto de una corneta de caza), nose candy (caramelo para la nariz).

Si hemos entendido el juego, su traducción científica, el entorno social incitante y la forma avasalladora como la cocaína trata de apoderarse de voluntades con el señuelo del superhombre y sus efectos deletéreos a largo plazo y si lo dicho nos da armas para ayudar a que otros también lo entiendan habremos ganado la partida del conocimiento. Para el control efectivo a nivel médico, el único consejo válido es ponerse en contacto con especialistas en neuro-psiquiatría y Centros sanitarios especializados pronto, muy pronto.

C. Soler-Durall, Dr. en Salud Pública.

Sobre nosotros

Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale)... saber más')

Publicado en: Información detallada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*