Emilio Mira y López

Emilio Mira y López

Si la cara es el espejo del alma, ahí está:
rigor, decisión, seriedad, inteligencia y una mirada crítica con un atisbo de humor.

Emilio Mira y López (1896-1964) fue un prestigioso psiquiatra español del siglo XX, diría cualquier desinformado que lo quisiera definir en cuatro palabras. Son ciertas, pero para condensar, yo diría fue un científico español del alma, en que todo en él es vigente a día de hoy (2016). Luego explicaré por qué lo siento así. Será solo un pálido reflejo de la realidad.

Mi artículo sobre Mira, inserto en la colección de personalidades de este website, será breve y tendrá de original la transmisión oral que mi padre, su íntimo amigo, me comunicó y mi propia visión-pálpito sobre él.

Afortunadamente, su hija, Montserrat Mira Campins, coetánea mía y amigos de pequeños, ha coleccionado toda la obra de su padre y dado las pistas para ir más allá, en sendos websites:

En ellos encontrará el lector toda la información y ruego encarecidamente que se abran. Yo mismo acabo de ver un video de Allice Galland de Mira, en que explica cómo aplicar el Psicodiagnóstico miokinético, MKD, una de mis obsesiones. El propio Mira lo explica, rigurosamente, en los Proceedings of the Royal Society of Medicine vol. XXXIII  173 de 10 de Octubre de 1939.

Emilio Mira  es un científico universal en muchos campos: la medicina, la psicología, la psiquiatría, la pedagogía, la sociología… pero sobre todo destaca por:

  • la amplitud de miras de todo lo que trata. Su capacidad de relacionar hechos, entornos sociales y conceptos.
  • la profundidad, auténticamente científica, de su aproximación a sus intuiciones que se esfuerza en verificar, siempre al servicio del bien común y de la vida.
  • su interacción con los demás. La transferencia afectiva con pacientes o normales.
  • su deseo de trascendencia y globalización para ayudar al ciudadano. Participa en la fundación de uno de los antiguos partidos políticos, el Socialista de Cataluña.
  • su preocupación y éxito para que el ser humano encuentre lo más satisfactorio para su adecuación al quehacer profesional, que es camino de felicidad. Sus institutos Psicotécnicos y la Orientación profesional.

Todo esto en el arco atlántico, de la Habana, donde nace, a Petrópolis donde muere. De hecho es en Barcelona, de 1902-1939, donde va de la infancia a su brillante madurez profesional y luego sigue en Argentina pero fundamentalmente en el Brasil. Pero Uruguay, Guatemala, Méjico, Cuba, Venezuela, EEUU, Canadá… le son familiares y acude frecuentemente a impartir sus enseñanzas y asesoramientos.

No insistiré, ni podría, en biografiarle, todo está dicho en las webs mencionadas, pero sí quiero recordar dos hechos próximos familiarmente o escuchados que me afectan y unos comentarios personales a su obra que también me afectan.

De los hechos próximos:

En 1927, Mira da un curso de Psicología en el Ateneo Enciclopédico  de Barcelona. Ateneo fundado y mantenido por Joaquim Campamà Marieges,  abuelo de mi mujer Isabel.

En algún momento de los años 30, Mira tuvo un accidente de automóvil del que se salvó gracias a que, con fuerza, agarro el volante evitando el impacto que quizás hubiera resultado mortal. Me lo contó mi madre. Su forma física no es extraño ya que dedicó al deporte gran parte de su juventud.

Dos comentarios a su obra en que me siento involucrado o despiertan mi interés:

  1. Emilio Mira, en su preocupación por decirnos como debieran ser las cosas, nos habla de la carrera de Medicina que debiera tener tres vertientes, la de los investigadores, la de los clínicos asistenciales y la de los dedicados a la Sanidad Pública sin que ninguno perdiera la visión holística del ser humano. Yo mismo, sintiéndolo así, después de doctorarme en Medicina busqué en Yale un doctorado en Public Health en que desarrollé mi vida profesional.
  2. El Psicodiagnóstico Miokinético (MKD). Difícil de divulgar en pocas palabras pero de hecho es el encuentro entre la fisiología y la tendencia emotiva de expresión de una personalidad. Expresado en las propias palabra de Mira, es: the vectorial expression of the conative trends. Así lo expresa en el trabajo original. En conative radica la profundidad del test, es decir: en el aspecto de un proceso mental o conducta dirigida hacia la acción o el cambio. En el MKD, Mira relaciona los movimientos no controlados racionalmente, con la agresividad o tendencias psicopáticas: depresión, psicosis, obsesiones, etc. Es, una vez más, un instrumento psicotécnico; su dedicación permanente. Montserrat, su hija, me decía hace unos pocos días, cuántas vidas no se ahorrarían con la aplicación del test en multitud de conductas profesionales. Ello nos lleva a considerar lo que nos dice en una conferencia en 1963 en la Facultad de Medicina de  la Universidad de Cuyo (Mendoza, Argentina). Nos dice que como estudiantes de la Facultad de Medicina de Barcelona encontró siete oligofrénicos con C.I. inferiores a 0,6 (la de un niño de 10 años). Uno de ellos ya en 5º curso. Todos llegarían a ser médicos.

Hoy el DMK informatizado puede encontrarse en la editorial Vetor Editora. En pocos minutos se aplica el test en lugar de más de una hora por el método manual tradicional. La capacidad de relacionar, de forma medible, un movimiento desracionalizado con la tendencia de la personalidad y conducta social es simplemente genial.  En nuestra sociedad actual hay demasiadas conductas, detectables por el DMK, que distorsionan nuestra vida en paz.

Poco más puedo decir que no sea dar las gracias a Montserrat por los momentos revividos y ofrecer mi visión como modesto homenaje a Emilio Mira y López.

Sobre nosotros

Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale)... saber más')

Publicado en: Personalidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*