Educación sanitaria de la población

Educación sanitaria de la población

Principio

La educación sanitaria de la población está en la base de todo Sistema Sanitario. Ninguna Salud Pública es posible sin un buen nivel de educación sanitaria en la población.
Aún comprendiendo que todo el mundo quiere introducir sus disciplinas en la educación y que, seguramente, el Sistema Educativo no da para tanto, la salud es valor primario que nos acompañará toda la vida que será, de más o menos calidad, precisamente en función de la educación recibida.
Para este “toda la vida” está la Salud Pública con sus programas y excelentes radiofonistas, prensa y televisión.

Pero también están los intereses comerciales desenfrenados mintiendo o desinformando, incluso, a veces invocando grandes Centros famosos de salud, para vender productos o servicios engañosos.

Bases

Todo se mueve en base a los siguientes parámetros:

  • Educación e información y Desinformación y mentira.

Ahora mismo, no dudo en sugerir que, a nivel global, de los dos enunciados, el segundo lleva ventaja sobre el primero.
No vamos a cubrir todo el área de Educación Sanitaria, como es lógico, pero sí señalar algunos puntos que puedan ser útiles, basados en nuestra experiencia personal y concretamente:

  • La distancia entre lo que se sabe que hay que hacer y la realidad de lo conseguido.
  • Control sobre los mensajes televisivos.
  • La pugna personal entre inteligencia y tendencia.
  • Nature vs. Nurture.
  • Los intereses manipuladores.
  • ¿Qué hacer?
Instrumentación

No deja de aturdir la contemplación de la realidad y la relación entre “know how”, conocimiento, y la efectividad de su puesta en práctica. Por poner solo unos ejemplos que producen aquel aturdimiento:

¿Cómo puede explicarse que, en el país del mundo con más educación sobre cómo alimentarse mejor, el país de los aeróbics, donde jamás falta en comedores infantiles, de escuelas, en hospitales, etc. la clásica pirámide de los elementos saludables, el que más asociaciones cívicas tiene sobre el tema y las mejores escuelas universitarias y centros de investigación sobre nutrición, los EEUU, tenga dos tercios de la población con sobrepeso?. Todo bien diseñado pensado y estratégicamente situado. Recuerde, quien lo haya vivido, que los carteles de educación alimentaria están situados para que los comensales, en los minutos de espera para llegar al autoservicio, se impregnen bien del mensaje. “To no avail”, de ninguna utilidad, como dirían allí.

¿Cómo explicarse, entresacando un ejemplo más de entre miles, que los países que más gastan en brigadas anti-vicio, que llegan incluso a quemar plantaciones en países extranjeros distantes, que mantienen una guerra abierta de cooperación internacional contra los principales productores de opio del mundo, no sean capaces de impedir su consumo masivo en su propia casa?

Nosotros mismos, en pleno Mediterráneo (con su dieta incluida), no conseguimos que nuestros jóvenes y adultos se alimenten correctamente. Se abandonan las frutas, verduras y hortalizas, legumbres y cereales, el pescado, las grasas saludables, el cocinar en casa, lo variado y equilibrado, hasta el agua y se substituyen por bollería, cocinados industriales, fast food, soft drinks y un sinfín de similares y cuando tomamos cereales lo hacemos revestidos de azúcar y chocolate. En consumo de azúcar y sal, per cápita, somos de los primeros. Hace años leí, en una revista de gastronomía francesa, un ranking de calidad de los restaurantes basado en el consumo de sal que hacían. A más sal peor calidad.

Resultado en España: el 20 % de los niños (en algunos lugares el 50) con sobrepeso. Un 38% de adultos (25-60 años) con sobrepeso y el 14% obesos. En Europa solo nos superan Italia, Malta y Grecia. Todo ello con tendencia al alza. En nuestras madres impera la idea de que un niño rollizo es un niño sano a pesar de que un 50% de padres admiten que no alimentan bien a sus hijos.
En el Taller Infantil Dieta Mediterránea (vide infra), que educa en alimentación y culinaria a niños de primaria de toda España, (más de 100.000 niños hasta ahora), han comprobado, según Joan Castells su director, que el 30% de niños españoles no habían visto nunca un tomate ni habían visto una espinaca. Esto sí, usaban la salsa de tomate industrial cada día.
Veremos, después de unos cuantos apartados más, si podemos llegar a una conclusión útil.

En el lado de la instrumentación positiva es justo mencionar el esfuerzo de innumerables escuelas de cocina para cocineros, adultos y niños que se está haciendo en toda España. Solo mencionaremos dos: la Fundación Alicia (alimentación y ciencia) y el Taller Infantil de Cocina Dieta Mediterránea. La primera es una Fundación inspirada por Ferran Adrià y creada por Caixa de Manresa y Generalitat de Catalunya y va dirigida a la creación de generaciones de cocineros jóvenes al tiempo que investiga sobre nuevas fronteras en gastronomía con asesoramientos del máximo nivel, uno de ellos el cardiólogo Valentín Fuster. Es educación sanitaria a máximo nivel. La otra es el Taller Infantil Dieta Mediterránea, iniciativa conjunta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y la Fundación Dieta Mediterránea, para la formación de niños. Más importante aún desde el punto de vista de Educación Sanitaria, niños que quizás lleguen a educar a sus padres. Son ejemplo de dos procesos complementarios e indisolubles, la educación de base y la educación para servir a esta base. Modelo extensible a todos los demás temas de educación sanitaria.

Por la rendija de la libertad se “cuela” todo pero sin libertad se cae en la esclavitud que también beneficia a los que se “cuelan”. Los garantes del sistema de libertades, para garantizar, también erosionan la libertad. Control, en democracia, es una palabra delicada. ¿Hay que prestar más atención al individuo o hacer que en él surja la conciencia, sin indoctrinar?

Las personas están constantemente sometidas a intentos de arrastrarlas a un consumo nefasto o a la adopción de actitudes que no las benefician a ellas sino a quien las empuja. De nuevo el individuo con su capacidad de distinguir entre lo que es bueno para él o solo para el otro.

Los que hayan conocido un famoso e importante semanario de aparente humor, “La Codorniz”, recordarán la frase: Donde no hay publicidad resplandece la verdad. Para sintetizar en un solo ejemplo, la más importante empresa de refrescos del mundo, invirtió millones de dólares para producir aversión a beber agua en un intento logrado de substituirla por su brebaje. Todo basado en el siguiente slogan: JUST SAY NO TO H2O. (Di NO AL H2O). No al agua!

Los llamados “creativos” de las agencias publicitarias y la “moda” pueden más que las campañas de educación sanitaria. Tarso, metatarso y dedos, deformados para siempre, parquets de alta calidad de los museos, perforados sin remedio porque un gurú de la moda decidió calzar a las mujeres con tacones aguja y ellas le siguieron fielmente. De nuevo el individuo en este caso la individua sin capacidad de distinguir lo sano de lo insano en aras de una estupidez o subyugados por el “branding” (la fuerza de una marca).

El hombre se mueve por espíritu de imitación pero también por el miedo. A veces puede sacarse ventaja de esos temores. Recordemos los clásicos seis temores básicos:

  1. Temor a la pobreza o a ser esclavizado.
  2. Temor a ser criticado.
  3. Temor a perder la salud.
  4. Temor a perder el amor o aprecio de los demás.
  5. Temor a envejecer.
  6. Temor a la muerte.

Casi todos los negocios se basan en explotar alguno de esos temores desde el sistema bancario al mundo de la moda. Cada temor tiene su contra positiva vendible. Casi todos los temores, pero especialmente los subrayados, pueden ser aprovechados para la educación sanitaria.

Desde 1956 en que Hammond, en Yale, predicaba los males de fumar hasta ahora, han pasado más de 50 años y los hombres empiezan tímidamente a hacer caso, pero las mujeres les substituyen en parte. Basta andar por cualquier calle para verlas, mayoritariamente, escapadas temporalmente de tiendas, despachos y locales públicos fumando desesperadamente mientras el cáncer de pulmón empieza a hacer mella en ellas. Las advertencias en las cajetillas no han servido para ellas, me temo que tampoco las campañas más tenebrosas. La Ley Seca tampoco sirvió para la cirrosis hepática. Se prohíbe fumar en los locales públicos, en California incluso en la playa, la Fórmula 1 no puede tener como sponsors fabricantes de bebidas alcohólicas, la policía incauta toneladas de marijuana, de nuevo: To No Avail – sin ninguna utilidad-. ¡El 94% del papel moneda español contiene restos de cocaína!

Todo lo anterior lo sabemos todos. Pero basta un anuncio o mil, en TV o un desfile de modelos tallas S (extra small), para que fracasen las campañas. El mimetismo o la persecución de un ideal de belleza irreal es uno de los factores de la anoréxia. También personas inteligentes de nuestro entorno, sesudos varones y mujeres intelectuales, les vemos en lucha constante para perder esos 5 kilos de más que a continuación recuperarán con el mismo tesón. Muchos incluso tienen que recurrir a recortar o suprimir su estómago. Hay factores sociales y biológicos que solo la educación a tiempo, basada en enseñar la capacidad de discernir, puede controlar.

La famosa frase o más que frase planteamiento filosófico nature versus nurture, naturaleza, (factores genéticos) contra factores ambientales entre los que está la educación. Vendría a ser el patrimonio genético que heredamos y transmitimos, el genotipo, en relación con el conjunto de características que se ven en el individuo, su carácter, su belleza, etc., el fenotipo. El fenotipo es la interpretación visible del genotipo y está condicionado por factores externos que influyen desde el mismo momento de la concepción. No todos, pero muchos de esos factores está en manos de la organización social influirlos pero sobre todo en nuestras manos. Es la educación y la educación sanitaria nuestro objetivo ahora.

El fenotipo, que en parte podemos modular, no se sabe en cuantos centenares o miles de años, pero influye en mejorar el genotipo. Al menos a algunos nos gusta creerlo así. De ser así, la educación, a la larga, mejorará la raza humana. Salvo que exista un atajo que permita a los geneticistas descubrir el “locus estupiditi” para concentrarnos en él.

Los expertos de los Ministerios de Educación y Sanidad y las Consejerías saben muy bien lo que hay que hacer:

  • Escuela de Educadores Especializados.
  • Un Programa Nacional mantenido. Los grandes temas: Puericultura, Alimentación, Higiene, Cultura física, etc.
  • Enseñar el funcionamiento del Sistema Sanitario y concienciar sobre su Costo.
  • Enseñar a valorar la tarea de las clases profesionales y apreciarlas.
  • Y en la propia persona: autoestima.

Siempre teniendo claro si es “más importante la propia identidad o una identidad mimética“. Los tiempos cambian, es cierto, lo importante es entender el valor del cambio.
El criminalista y antropólogo italiano Ezequia Marco (Cesare) Lombroso, veía indicios de criminalidad en ciertos rasgos físicos y conductas, entre ellas el piercing y los tatuajes. Murió en 1909, no quiero ni imaginar que pensaría hoy.
Organicemos una Educación basada en la propia identidad perfeccionable y siempre pensando en que el Actor es el individuo libre que ha de saber tomar sus propias decisiones.

La conclusión podría ser: intentar actuar sobre “nurture” ya que sobre “nature” hay poco que hacer (vide supra). Cuidado con proceder a prohibir, quitar la ocasión (la famosa fuga de la ocasión del Opus Dei), o decir: haz esto y no hagas lo otro. Las órdenes no funcionan, lo hemos dicho a propósito de las drogadicciones, aunque vayan acompañadas de penas o de los rigores del infierno. Tampoco las invocaciones morales sirven o llamar la atención sobre desviaciones de la media, porque la verdad tampoco está en la media. Todo ello sin menospreciar esfuerzos como el de nuestra actual Ministra: si bien no prohibir, al menos no facilitar el acceso, que venia siendo como promocionar. (“Vending machines” en escuelas).

The Scripps Research Institute de California nos está diciendo que la “comida basura” crea adicción por mecanismos neurológicos idénticos a las drogadicciones. Son estudios experimentales serios. Los ratones una vez alimentados con los mismos componentes de la comida basura, preferían morir a alimentarse sin aquellos componentes.

La conducta no es una democracia es una opción personal. Y los jóvenes son y han de ser rebeldes por naturaleza. Lo correcto es proporcionar herramientas mentales para que el individuo sea capaz de usar su propio criterio, sepa recelar de tutelas; hay que enseñarle como acceder a actitudes cognitivo-conductuales que le lleven a ser libre. Una vez él haya percibido, en un solo caso, que con su actitud ha ganado libertad, ya nada ni nadie podrá desviarlo.
La formación cognitivo-conductual es cuestión de especialistas. En la vertiente escolar no tenemos técnicos para cubrir toda la educación. Hay que crearlos.
Ya creado el problema, hay Centros que trabajan bien el tema pero ya es una terapia y solo alcanza a una minoría insignificante. Aunque en nuestros artículos no hacemos propaganda sí queremos mencionar un Centro de Madrid, Ps?tel, totalmente en línea con nuestra forma de pensar.
Aquí nos referimos a la aproximación congnitivo-conductual en la Educación general para todo el mundo, el término lo hemos escogido, por sus raíces histórico psicológicas, como el más próximo a lo que queremos decir y lo que queremos decir es:

Hay que crear una Directiva tipo BOLONIA para la educación primaria y secundaria. Que también a esa edad se aprenda por sí mismo, sería una BOLONIA INFANTIL a beneficio de uno mismo con inmersión en la alteridad para que luego, la Directiva que empieza a aplicarse a la educación superior ahora (2010), a beneficio de un individuo útil, sea a beneficio de la sociedad mañana.

 

Carles Soler-Durall, Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale).

Sobre nosotros

Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale)... saber más')

Publicado en: Información detallada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>