Un decálogo para el libro de estilo o de buenas maneras de nuestra sanidad (parte 3)

Carles Soler-Durall, M.D., Dr. P.H.

parte 1 | parte 2 | parte 3 | parte 4

Lo que hay que evitar a toda costa.

Son muchas cosas pero nos limitaremos a tres, todas con un impacto económico descomunal que puede pasarle desapercibido al que toma decisiones sin visión de conjunto:

  1. La rotación (turnover) del personal.
    Por cualquiera que sea la razón, es grave. Un médico, una enfermera, asistente social o cualquier miembro del “continuum asistencial” es él mismo y el entorno con el que viene interaccionando. Ello le proporciona un “know how”, no digo insustituible pero sí de muy cara sustitución. A la formación y selección se les dedica mucho dinero pero no pasa igual en la “retención”. Son altamente preocupantes las reducciones actuales. (Sé de Centros que han reducido a la mitad la dotación de enfermeras de las Unidades.) Nadie puede ni sugerir que esto no afecta a la seguridad y calidad de la atención a los pacientes. (Ver:
    El Compromiso). Lo que nos lleva al siguiente punto:
  2. La puesta en peligro de los pacientes.

    En otro lugar (Ver: Listas de espera del sistema sanitario) señalábamos los riesgos económicos derivados de haber puesto en peligro a las personas por mal funcionamiento. Por si sirve de “aviso” recuérdese que en California 14 hospitales acaban de pagar (Nov.2011) 850.000$ por haber
    puesto en peligro la vida de pacientes, sin ninguna muerte, solo por “jeopardizing” (poner en peligro) su recuperación o reintervenciones, por un sinfín de errores o malas prácticas que se agravan con la reducción de personal. Si algún Director de hospital al leer esto piensa que en su hospital no puede pasar o teme que pase, que lo diga pero sobre todo que se lo diga a las autoridades del Sistema y que quede constancia de que se lo ha advertido. La Joint Commission publica recomendaciones anuales marcando objetivos de seguridad (safety goals) para los pacientes en los distintos tipos de asistencia. Veamos, a modo de ejemplo, estos objetivos para 2012 en lo referente a Asistencia ambulatoria:Ambulatory-Care-National-Patient-Safety-GoalsA cada objetivo le corresponde una referencia (p.e.: NPSG 07 01 01) que remite al apartado correspondiente de las “standing orders” (lo que aquí llamamos, cuando las tenemos, “instrucciones permanentes”), formando parte del reglamento interno de procedimientos. Esto es importantísimo, ya que standardiza los procedimientos, son referencia de los contratos de personal y facilita el “turn over”. Esto vale tanto para contratados, como para interinos o funcionarios.
  3. Las concentraciones.

    Se ha dicho oficialmente en Catalunya que se reducirá el número de Centros capaces de realizar ciertos procedimientos complejos y de alto coste a la mitad o menos. Justo hace unos meses (15/12/11), todo el mundo se movilizó para ayudar a uno de estos programas (trasplantes) lo que sensibilizó para generar más donaciones y más trabajo. La MARATÓ 20 que, en plena crisis, ha captado más recursos de la ciudadanía que en años anteriores, es un ejemplo de que una buena explicación moviliza a la gente. TV3 ha sabido dar esta explicación.Quien ha hecho la propuesta de concentraciones y quienes la soporten, ignoran:

    • Que todos los Centros que hoy practican estos procedimientos, y no hablamos solamente de trasplantes, tienen una calidad máxima, con frecuencia única en el mundo.
    • Que los equipos, compuestos por decenas de personas de alta cualificación, son multidisciplinarios y los forman técnicos exquisitos con muchos años de formación y trabajo conjunto.
    • Que somos formadores de Unidades de este tipo para todo el mundo.
    • Que una Unidad de esas tiene unos límites. Es decir y como ejemplo entendedor: que, si entre dos Unidades realizan 100 procedimientos en un tiempo determinado, no es posible cerrar una y que la otra realice 200.
    • Que estos procedimientos se basan, en gran parte, en el convencimiento voluntario de familiares del donante que está en Cuidados Críticos del propio Hospital, lo que es un trabajo ingente basado en la capacidad de generar confianza y solidaridad, toda una pedagogía, que opera sobre un número relativamente reducido de posibilidades que requieren la contemplación directa del comportamiento del hospital, no de lo que se hace en otro hospital.
    • Que el futuro requerirá más y más de las actividades que se pretende concentrar.
    • Que la concentración necesariamente exige más espacio físico y más personal y equipos. Inversiones importantes.
    • Que la interrupción de ciertos procedimientos en un hospital para concentrarlos en otro, interrumpe una “cultura” que genera conocimientos originales que se transfieren a los demás.

Dadas las consideraciones anteriores, la reducción del número de Centros con capacidad de trasplantes de órganos y tejidos no solo es malo en sí, afecta a nuestra cooperación con el Organismo Nacional de Trasplantes de España del que recibimos y al cual enviamos órganos con una solidaridad ejemplar. Es un atentado directo a nuestra propia definición como país.

Todo esto, claro está, superados unos mínimos que, en sí mismos, son imprescindibles para mantener los equipos activos.

La Acreditación o Certificación de Calidad de los Centros.

Esto es un asunto pendiente en España desde hace demasiados años. Hace muchos, un grupo formado por
Luís Hernando, Gonzalo Bravo, Luís Casals y yo mismo iniciamos un programa de Acreditación. Parte del mismo consistía en una visita no esperada a los Hospitales; al poco tiempo el Instituto Nacional de Previsión de quien dependían los hospitales del Sistema de la Seguridad Social de aquel tiempo, interrumpió el trabajo y prohibió el programa. Muchos “tics” de aquel Sistema persisten en nuestro Sistema actual que podría llamarse “sistema sine sistema”.

Es absolutamente imprescindible el diseño y puesta en marcha de un Método de Evaluación y Certificación de Centros tanto Públicos como Privados conducido por Entidades Non-Profit independientes. La
Fundación Avedis Donavedian de Barcelona, está en perfectas condiciones para proveer los enlaces necesarios para esto. (ver: Control de calidad).

Este tipo de controles se basan en la buena fe y no imposición, y no se pretende, incluso se desaconseja, que se exhiban los certificados como mecanismo de marketing. La ciudadanía debe, tiene derecho a saber, el nivel de calidad de los Centros que le asisten. En las llamadas “privatizaciones” o las sugerencias a salirse del Sistema Público para acogerse al Privado, los ciudadanos-electores deben saber que la calidad de su asistencia no sufrirá por lo que atañe al prestador final del servicio. Así pues deben existir unos standards mínimos obligatorios exigibles a todo Centro que preste asistencia y unas calidades a las que adherirse voluntariamente a través de un sistema de Acreditación.

El Pla de Salud de Catalunya.

De siempre la Conselleria de Sanitat tiene sus Planes de Salut, el de 2007-2010, puede consultarse en:

Pla de Salut de Catalunya  >  Anys anteriors
.

El actual, Pla de Salut 2011-2015, es todavía un “documento de trabajo” pendiente de su presentación al Parlament. Es ya un documento muy completo que puede consultarse en: Pla de salut 2011 – 2015.

Desde mi punto de vista se pueden suscribir prácticamente todos sus puntos. En el mismo website gen.cat puede encontrarse una conferencia, dada en ESADE el 26 de mayo de 2011 por el Conseller
Boi Ruiz cuyo contenido es también excelente.

De esta última solo quiero destacar unas palabras: “Personalmente considero toda la Sanidad como un servicio público con independencia de quien lo financia“. Ver mi propio criterio sobre esto en:
Publico versus Privado.

El Pla 2011-2015 es ambicioso como deseo, aunque quizás propone algunas metas inalcanzables o no explica cómo. Por ejemplo: incrementar en 2020 (mañana), un 5% la esperanza de vida al nacer viviendo en buena salud, es fantástico aunque esperable si no se interrumpen, en España y Catalunya los standars de calidad actuales. Decir que se quiere reducir en ocho años el 20% la mortalidad por enfermedades cardiovasculares y al mismo tiempo
reducir CAPS (Centros de Asistencia Primaria) con su función de detección precoz,
concentrar servicios de hemodinamia y transplantes y reducir personal en la asistencia terciaria, es simplemente un imposible o un engaño.

Sobre nosotros

Doctor en Medicina (Universidades de Madrid y Barcelona) y Doctor en Salud Pública (Universidad de Yale)... saber más')

Publicado en: Información detallada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*